Consejos para pasar la ITV del coche “con los ojos cerrados”

Si conduces un coche con más de cuatro años de antigüedad, superar la ITV de forma satisfactoria es un requisito que debes cumplir para poder circular con tranquilidad, tal y como la ley establece.

Si se acerca la fecha en la que has de acudir a tu centro homologado para pasar la inspección obligatoria es recomendable que eches un vistazo previo a tu vehículo y te asegures que todo está en orden, para ahorrarte de esta forma contratiempos innecesarios.

Recomendaciones para superar la ITV sin problemas

Persona previsora vale por dos. Este dicho popular viene como anillo al dedo en este caso. Conviene que no dejes nada al azar antes de acudir a tu cita con la ITV, y para que la pases con los ojos cerrados te vamos a ofrecer algunas recomendaciones.

Realiza una pre-ITV

Lo mejor que puedes hacer es acudir a tu taller mecánico para que le realicen una pre-ITV a tu vehículo. Unos días antes de tu cita pon el coche en manos de un profesional que se encargará de revisar todos los elementos y puntos de seguridad que se van a poner a examen. De esta forma, podrás tener la tranquilidad de que todo está bien, y arreglar aquellos pequeños problemas que pueda tener el vehículo antes de acudir a tu cita con la ITV.

El profesional revisará elementos como el estado de los neumáticos, los niveles, frenos, amortiguadores o el alumbrado, que es lo que suele generar los problemas más habituales.

Prepara la documentación necesaria

Para evitar pérdidas de tiempo, es importante que acudas al centro donde vas a pasar la inspección con toda la documentación necesaria bien preparada. No olvides llevar la ficha técnica del vehículo, así como el permiso de circulación. No está de más que prepares también el informe de la última revisión superada, ya que es posible que te la soliciten si lo estiman oportuno.

Limpia el coche y pon el motor a punto

Puede parecer secundario, pero causar buena impresión es siempre aconsejable. Por ello, no está de más que limpies el vehículo antes de acudir a la ITV, y que unas horas antes de tu cita pongas el motor a punto. Recorre algunos kilómetros por carretera para que, de esta forma, el motor llegue a la inspección con su temperatura normal de funcionamiento, y las emisiones de gases estén en sus niveles adecuados.

Cuidado con las multas

Es importante que estés muy pendiente de cuándo te toca superar la inspección técnica de tu vehículo. La Dirección General de Tráfico enviará una carta a tu domicilio semanas antes para recordarte cuál es la fecha límite en la que debes superar este trámite, pero de todas maneras conviene que lo tengas bien anotado en tu agenda.

Las multas por circular sin la ITV superada o con la fecha caducada alcanzan los 200 euros. Y no es una cuestión baladí: si conduces tu coche con la ITV denegada el montante de la sanción asciende a los 500 euros, e incluso los agentes tienen la potestad para dejar el coche inmovilizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>