Cómo justificar la compra de un vehículo como coche de empresa

En la mayoría de las actividades empresariales es habitual disponer de vehículos para uso de los trabajadores. Tanto si la empresa es una pyme o se trata de la actividad de un autónomo, el uso del vehículo de empresa para usos personales está plenamente aceptado. Sin embargo, esta situación da lugar a unas características específicas a la hora de tributar.

De hecho, para la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en su artículo 42 se reconoce la posibilidad de que un trabajador pueda recibir retribuciones en especie. Precisamente, la entrega de un vehículo de empresa entra dentro de la categoría de retribuciones en especie.

Por ello, los autónomos y las empresas de cualquier tamaño deben conocer qué tratamiento hay que dar a esta situación en la contabilidad y qué aspectos deben ser tenidos en cuenta.

Recomendaciones en el uso del vehículo de empresa

Si tu empresa es propietaria de un vehículo y lo entregas para su uso a un trabajador mientras desarrolla su actividad y está vinculado a la empresa, estás ofreciendo una retribución en especie que debes gestionar de forma especial. Si no tienes muy claro cómo enfocarlo, es recomendable que cuentes con una asesoría fiscal que pueda ayudarte en su contabilización.

No obstante, cualquier asesoría fiscal te daría los siguientes consejos:

– Requisitos

Es importante revisar que se cumplen los requisitos que marca la ley para considerar al coche de empresa como parte de la retribución del trabajador. Existen discrepancias en la propia administración a la hora de tratar este bien. Un requisito imprescindible es que el trabajador haga uso del coche en su vida particular y que se trate de un vehículo que use habitualmente para la actividad de la empresa.

– Deducción del IVA soportado

Existe la posibilidad de deducir hasta un 50 % del IVA que la empresa o el autónomo soporta en el momento de la adquisición del coche o de los gastos asociados a este bien. Sin embargo, para que la administración pueda aplicar esa deducción la empresa debe demostrar que el coche se usa para la actividad empresarial. En algunos casos excepcionales la deducción del IVA puede llegar a ser de hasta un 100 %.

– Valoración del bien y Eficiencia energética

La ley de la renta determina una valoración para estos bienes según el valor de mercado. En últimas modificaciones de la legislación se ha establecido un porcentaje de reducción adicional si los vehículos son eficientes desde el punto de vista energético. En función del tipo de ahorro energético que suponga el vehículo, el porcentaje de deducción puede variar desde un 15 % hasta un 30 %.

Teniendo en cuenta la normativa y los condicionantes en este tipo de bienes, cualquier asesoría fiscal te recomendará que lo primero que debes hacer es determinar en qué grado el coche de empresa se puede considerar como un vehículo dedicado a la actividad de la empresa. En función de que seas capaz de demostrar la asignación del coche a la actividad propia de la organización, se podrán aplicar unas deducciones, valoraciones o tributaciones diferentes.

One thought on “Cómo justificar la compra de un vehículo como coche de empresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>