Coches de lujo, joyas y yates, los “caramelos” de los ricos

Cuando nos topamos con una persona que goza de un aspecto siempre cuidado, con elegantes anillos colgantes y pulseras, ropa de marca digna de pasarela, o un buen coche, sabemos que esa persona tiene una cartera bastante llena.

Los caprichos que más gustan a la gente adinerada son los coches, los yates y las joyas, pero no de cualquier tipo o marca, sino de los más selectos.

A las personas ricas les encanta disfrutar de su dinero sea como sea.

Por ejemplo, a la hora de elegir un yate, que ya de por sí no está al alcance de todo el mundo, tienden a escoger el de mayor eslora, con las mejores comodidades, con una habitación grande o un par de tamaño normal, como para poder salir con los amigos de fiesta en alta mar.

También los coches de lujo son su debilidad y donde más se pueden lucir. Ferrari, Maserati o Lamborghini son las marcas más reconocidas en el mundo de la gente pudiente. Se gastan a partir de 70 000 € en un coche y muchas veces se gastan casi lo mismo en los cuidados para el vehículo, y es que, ¿de que les vale tener un coche de lujo si no lo mantienen como se merece?

Esos automóviles son auténticas joyas con ruedas, y tienen que ser tratados como tal, llevándolos al taller oficial a pasar cualquier revisión, o por ejemplo, la limpieza tiene que ser suave pero eficaz para que no sufra ningún daño.

Otra cosa que les encanta a los ricos son los viajes. En avión, en tren, hacer un crucero, todo en primera clase, a sitios donde puedan dar rienda suelta a sus deseos. Abu Dabi, Singapur o Nueva York son los destinos preferidos, aunque no quedan atrás los destinos paradisíacos. Lo cierto es, que son lugares muy lujosos y exóticos, ¿quién no querría visitar esas ciudades?

Y por último, pero no menos importante, las joyas. Se podría decir que de todos los antes nombrados, las joyas son los objetos con un catálogo más amplio para los poderosos, van desde anillos, brazaletes, pendientes, collares, pulseras hasta relojes con joyas incrustadas.

También es cierto, que al ser tan grande la oferta de joyas, las hay para todo tipo de bolsillos. Por ejemplo, puedes encontrar un auténtico anillo de oro rosa, que ahora está muy de moda, por menos de 80 €, aunque claro, como dice el dicho «cuanto más azúcar, más dulce», así que todo depende los gustos de cada uno.

Los ricos no se lo piensan dos veces, ven algo que quieren, y lo compran, es así de sencillo.

Aunque parece que todos estos caprichos no están al alcance de todo el mundo, no es cierto, porque hoy en día hay muchísimas opciones, como yates o coches de segunda mano, de kilómetro 0, financiación para las joyas. Además, nunca es tarde para empezar a ahorrar y poder viajar donde siempre has querido. Si es tu sueño viajar hasta la Gran Manzana o tener un precioso colgante de rutenio, ¿por qué no luchar por ello?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>